sábado, 18 de enero de 2014

Desidia

Quizá sea una impresión mía muy particular, no lo sé..., pero de un tiempo a esta parte vengo observando y sintiendo a mi alrededor un sentimiento de desidia y desesperanza. Me refiero al mundo forense en el que me muevo, y muy especialmente al mundo abogacil.

La verdad es que nos están dando por todos los lados con las tasas, la crisis y la variedad de ataques de todo tipo contra la profesión. La situación no es buena. Ya lo sé. Pero precisamente por eso, hay que despertar.

Cada vez se nos respeta menos: empezando por el Gobierno, acabando por el personal de la Administración de Justicia y pasando a veces por los propios clientes a los que cada vez les cuesta más valorar nuestros servicios y remunerarlos convenientemente.

Pero precisamente por todo ello, y dada nuestra propia condición de abogados, deberíamos defendernos y alzarnos sobre cualquier injusticia y situación negativa que padezcamos. ¿O es que sólo nos preocupan nuestros casos profesionales? ¿Cuándo vamos a empezar a pelear "por lo nuestro"?

4 comentarios:

  1. ES UNA IMPRESION DE LA MAYORIA, HEMOS PERDIDO, EL FONDO Y LAS FORMAS, LOS MODOS DE ORGANIZACION, Y LA AUTOESTIMA COLECTIVA. SI NO NOS MOVEMOS, NOS ANIQUILARAN. NOS PREGUNTAMOS ¿ HACE FALTA, MAS PENURIA TODAVIA EN EL COLECTIVO, PARA EVITAR LA RESIGNACION? O CONSEGUIRAN SU PROPOSITO DE ACALLARNOS

    ResponderEliminar
  2. Estimados compañeros: Vuestro blog por su interés ha sido incluido dentro de nuestra página web. http://abogadosdelturnodeoficio.es/blogs/
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los compañeros de la CEAT. Como veréis, la "desidia" a la que alude el título del post parece que se ha trasladado también a nuestro blog ya que desde enero no hay ninguna entrada... En fin, es lo que tenemos los abogados "de provincias" que, además, estamos en el turno de oficio... que nos come el "día a día" de nuestros pequeños despachos y nuestros innumerables "pleitucos" que no dejamos de llevar con cariño, dedicación y mucho esfuerzo por mucho que la remuneración sea ínfima y el agradecimiento, muchas veces, escaso...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar